La cadena de valor del papel

La cadena de valor del papel

La cadena de valor de la celulosa, papel y cartón integra desde las plantaciones de madera para papel, pasando por la fabricación de celulosa y papel y los diferentes tipos de industrias y servicios sectoriales (industrias transformadoras, publicidad y marketing directo, impresores, editores), hasta la logística de entrega (servicios postales y de correos), cerrando el ciclo con la recuperación de los residuos de papel y cartón y su vuelta a las fábricas papeleras.

La aportación global (directa + indirecta + inducida) a la economía de esta potente cadena de valor supone el 4,5% del PIB y genera uno de cada cincuenta empleos en nuestro país, según un reciente estudio de CEPREDE para las organizaciones de la cadena. Asimismo, cuatro de cada cincuenta euros que factura la industria y uno de cada cincuenta euros que recauda el Estado vía impuestos o cotizaciones sociales en España están relacionados con la actividad de la cadena de valor.

En la cadena del papel confluyen los factores, la trayectoria, el potencial y el compromiso que le otorgan un papel protagonista en la nueva bioeconomía, eficiente en el uso de los recursos y baja en carbono. La cadena del papel parte de una fuente natural y renovable de materia prima, el árbol, que fijando CO2 produce madera, de la que se obtienen las fibras de celulosa con las que se fabrica el papel. El CO2 fijado en el árbol permanece en los productos papeleros, que son verdaderos almacenes de CO2. El papel, una vez utilizado, se recicla el mayor número de veces posible y al final de su ciclo de vida, sus residuos se valorizan.

Como plataforma de comunicación de los distintos agentes de la cadena del papel, en 2005 se constituyó el Foro del Papel, sumando esfuerzos para transmitir a la sociedad el compromiso de este macro-sector con la sostenibilidad.

 


Icono Más Información
Más Información

 

Links