Fábrica eficiente, fábrica verde

Fábrica eficiente, fábrica verde

FABRICACIÓN DE PAPEL. LA FÁBRICA, LOS TRABAJADORES

Innovación y eficiencia para fabricar papel con menos agua y menos energía, y convertir los residuos del proceso en recursos, profundizando en el uso en cascada de la materia prima en simbiosis con otras industrias, es la filosofía de trabajo de la gente del papel. Una bioindustria que genera empleo estable y cualificado para los expertos en las tecnologías más avanzadas, para los comprometidos con el medio ambiente, para los interesados en la industria del futuro.

Casi el cien por cien de producción papelera (93%) en España se realiza hoy bajo sistemas de gestión medioambiental (ISO o EMAS).

 

La revolución medioambiental protagonizada por la industria de la celulosa y el papel española en los últimos años, ha hecho realidad en el sector el concepto de fábrica eficiente, tanto en términos medioambientales como económicos. Eficiencia energética, eficiencia en el uso de agua y eficiencia en la gestión de los residuos del proceso son los tres principales pilares de esta revolución verde.

 

La mayor parte de la energía que consumen las fábricas la produce el propio sector papelero en plantas de cogeneración, situadas al lado de las fábricas de papel y celulosa, con lo que se evitan pérdidas de electricidad durante su transporte. La cogeneración produce a la vez electricidad y calor útil en forma de vapor, optimizando el uso de combustible, de manera que ahorra energía primaria y reduce las emisiones.Más de una cuarta parte del combustible que utiliza el sector es renovable (biomasa y biogás) y el resto, básicamente, gas natural.

 

En las fábricas papeleras, se consume únicamente un 5-10% del total de agua que se usa en la producción de pasta y papel, bien porque se evapora o porque se incorpora al producto final. El 90-95% restante se devuelve al medio receptor convenientemente depurado, tras ser reutilizado internamente el máximo número de veces posible.

 

Actualmente el 79% de los residuos de fabricación se valorizan por distintas vías (valorización energética fundamentalmente en la propia fábrica, uso directo agrícola, compostaje, uso como materia prima en otras industrias como la cementera o la cerámica, etc.).

 

La estabilidad en el empleo, la formación continua y la prevención de riesgos laborales son elementos básicos de la gestión del capital humano en la industria papelera española, que desarrolla un ambicioso programa sectorial de prevención de riesgos laborales, que ha permitido en la última década reducir a menos de la mitad los índices de accidentalidad.

 

Icono Más InformaciónMás Información