Con el embalaje de cartón se optimiza el uso de los recursos, a través de un ciclo integrado y sostenible

El envase reciclable reduce el impacto medioambiental más efectivamente que la reutilización, a través de un ciclo integrado y sostenible, responsable con el medio ambiente:

  1. Fabricación: Optimiza el uso de los recursos. Con el papel, que proviene de un recurso natural y renovable como la madera, se fabrican embalajes 100% reciclables y biodegradables. Cerca del 85% de la materia prima que se emplea en la fabricación de cajas de cartón ondulado procede del reciclaje.
  2. Distribución: Optimiza los procesos logísticos y reduce las emisiones contaminantes del transporte. Ofrece protección y diseño a medida. Es capaz de adoptar tantas formas y tamaños como requiera el producto. Transporta producto, no aire: se necesitan menos camiones para transportar la misma cantidad de mercancía.
  3. Uso: No presenta ningún riesgo para la salud. Con el cartón cada producto estrena caja: con un envase nuevo, no existe riesgo de contaminación por usos anteriores.
  4. Después de usado: 100% biodegradable y líder en recuperación y reciclaje.

 

 

.