Bioconsumo y productos papeleros

Bioconsumo y productos papeleros

BIOPRODUCTOS, BIOCONSUMO

Las preferencias de los consumidores del siglo XXI se dirigen, por un lado, hacia el bioconsumo, optando por productos integrados en el ciclo natural, que procedan de la naturaleza y sean renovables. Por otro lado, conscientes de la necesidad de utilizar los recursos de forma responsable, valoran especialmente la reciclabilidad y la eficiencia a lo largo de todo el ciclo del producto, convirtiendo los residuos en nuevos recursos, conforme al nuevo paradigma de la economía circular.

 

Los productos papeleros son naturales, renovables, reciclables y biodegradables, un palmarés difícil de mejorar. Por esta razón, el papel está protagonizando en diversas aplicaciones en los últimos años un proceso creciente de sustitución de otros materiales que no tienen esas características medioambientales. Es el caso de las bolsas de papel y de los envases de cartón. Y se trata de una tendencia que se está produciendo ya también en otros productos papeleros. Estas características ambientales son además un acicate para el sector del papel, que a través del ecodiseño busca liberar toda la potencialidad que encierran para avanzar hacia la economía circular.

 

Los productos de papel y cartón contribuyen a la calidad de vida de los ciudadanos. Y lo hacen de modo natural no solo por proceder de una materia prima natural, renovable y reciclable, sino porque cuando echamos mano del papel en esta o en aquella situación lo hacemos de modo natural, con la familiaridad que nace de una relación cotidiana, una relación de confianza.

 

Y podemos confiar en el papel para mejorar nuestra calidad de vida porque detrás de los productos papeleros hay un sector industrial comprometido con la ecoeficiencia. Un sector preparado para jugar un papel fundamental en la emergente bioeconomía, la economía del futuro. Un sector que genera riqueza desde un claro compromiso con la sostenibilidad.

 

La industria papelera española es un sector sólido, inversor, con gran capacidad exportadora, que genera empleo estable y de calidad y utiliza materias primas locales: un sector clave para la reindustrialización de nuestro país. La fabricación de papel en España tiene un muy amplio y positivo impacto económico a lo largo de la cadena del papel, una potente cadena de valor, de creación de empleo y riqueza. La industria de la cadena del papel, desde las plantaciones para papel, pasando por la industria papelera, las industrias transformadoras, impresores, editores de libros, empresas de marketing directo, hasta las empresas de la recuperación de papel y cartón suponen el 4,5% del PIB español.

 

Más Información